ZIZUR MAYOR CUMPLE 25 AÑOS

noviembre 14, 2017

Protagonistas en 25 años de vida

Zizur Mayor cumple mañana un cuarto de siglo desde que se segregó de la Cendea y se constituyó como Ayuntamiento independiente. Los 4 máximos responsables

políticos de esta andadura repasan hitos, problemas y retos del sexto municipio navarro.

Iriarte, Gondán, Huarte e Ibero posan con el escudo de Zizur Mayor delante del Ayuntamiento.

Iriarte, Gondán, Huarte e Ibero posan con el escudo de Zizur Mayor delante del Ayuntamiento. (Foto: JAVIER BERGASA)

“Nos toca dar respuesta a las demandas y ampliar todos los servicios que se han creado a lo largo de los años” “Teníamos una oposición dura, las cosas como son, pero pudimos sacar adelante lo que nos propusimos” “Había que hacer un pueblo con un plan municipal ya diseñado; hubo que adecuarlo a los tiempos y a las posibilidades” “Los concejos querían que Zizur se separase; nos veían como un ente demasiado grande y que dominaba”

Un 6 de noviembre de 1992, mañana hace exactamente 25 años, la Comisión Gestora de Zizur Mayor aprobó por unanimidad la segregación de la Cendea de Cizur y su constitución como Ayuntamiento independiente, cumpliendo así “una aspiración fundamental de la Corporación”, y con el deseo de que “el funcionamiento del nuevo Ayuntamiento repercuta en beneficio de los vecinos”, recoge el acta de aquella sesión en boca del único doble alcalde del Estado (Cendea de Cizur y concejo de Zizur Mayor), el independiente Luis Ibero. Desde entonces el bastón de mando ha sido empuñado por cuatro manos de otras tantas siglas políticas (AIZM, UPN, NaBai y Geroa Bai). Colores al margen, la intención de unos y otros siempre ha sido la misma: Hacer pueblo y dotar de servicios a la vecindad sin destrozar la hucha común. En una charla distendida (con pullas sin mala baba ni riñas) en orden cronológico por antigüedad legislativa y vital, los luises Ibero e Iriarte, Pedro Huarte y el actual primer edil Jon Gondán, de Geroa Bai, hacen un repaso de lo que fue, lo que es y lo que quieren que sea su Zizur.

los inicios

Una segregación sin dolor

Ibero (1992-1996)

Para encontrar los orígenes de Luis Ibero (Pamplona, 11 de julio de 1949) en política hay que remontarse al año 79 y mirar al fútbol, cuando Zizur era Cizur y la amenaza de vender el campo de fútbol para hacer chalés “porque estaban sin un duro”, movilizó al Ardoi. “Oye, por qué no nos presentamos”. Salieron elegidos 14 (11 titulares y tres suplentes), y a Ibero le tocó protagonizar más tarde la segregación siguiendo los pasos de Barañáin en 1984. “Lo propició una ley que se hizo para agregar, no para segregar. De hecho, Aranguren y Noáin unieron a todos. Y aquí, en vez de unir, nos separamos”, explica. Lo mismo sucedió en Lekunberri, Berriozar, Ansoáin, Beriáin, Berrioplano, Orkoien… “No fue difícil porque todos los concejos querían que Zizur se separase. Nos veían como un ente demasiado grande, que dominaba, que podíamos hacer lo que quisiéramos con ellos… No era así, pero lo entendían de esa forma”. recuerda. “Siendo alcalde de los dos sitios, allí voté que sí y aquí me abstuve por una sencilla razón. Si se pierde terreno se pierde poder, y a Zizur no le convenía. Pero como había sintonía en los dos sitios se aceptó lo que quería la mayoría. La segregación no fue traumática, todo lo contrario. Zizur Mayor desde el punto de vista económico podía perfectamente funcionar, y a ellos no se les dejaba ninguna deuda”, explica Ibero. Con la segregación se firmó también un convenio para compartir servicios, y “me despedí diciendo que algún día sería conveniente volver a reunirnos la misma Cendea. Nos llevábamos muy bien y no tenía sentido separarnos”.

Respecto a su mandato (con mayoría absoluta) el mayor reto fue “consolidar la urbanización como pueblo. Y desde ahí, servicios y más servicios e intentar por todos los medios que hubiera un tejido social de entendimiento”, recuerda. “Aquí, y creo que no lo hizo nadie más, se analizó el futuro de Zizur a largo plazo. Ahora contamos con millones en positivo, sin un solo crédito, por una planificación consensuada y muy peleada. Todos los grupos apostaron por tirar para adelante. Como el crecimiento era rápido, o te entendías o era un desastre. Con nuestras broncas, pero perseguíamos el mismo fin”, dice.

“Éramos muy perrunos”, recuerda sobre unas negociaciones en las que había que enseñar los dientes. Por ejemplo para traer el agua (pelea que también le tocó en la Cendea) a las 1.000 viviendas de la urbanización sin el líquido elemento, o para exigir la cesión del 20% edificado en los primeros planeamientos de Zizur “cuando en España estaba en fase de discusión el 10%. Los juristas nos decían que eso era usura… pero iba a misa porque todo el mundo estaba de acuerdo. Y fue el primer Ayuntamiento que puso el 60% de VPO en planeamiento”.

el alcalde más longevo

“Hacer un pueblo”

4 legislaturas de Iriarte

Luis María Iriarte comenzó su andadura política junto con su cuñado Ibero en 1979. “Llegó la democracia y algo había que hacer. Y pasamos de jugar a fútbol a dedicarnos a estas cosas”, cuenta el exalcalde (Esquíroz, 9 de julio de 1951) 38 años después. “Creo que soy el único político en Navarra que empecé entonces y sigo”. Primero en la Agrupación Independiente y a partir de 2003 con las siglas de UPN, su primer mandato llegó en 1996. “Luis tomó unas decisiones, como fundar el CDN y demás… y le ofrecieron ser Consejero de Obras Públicas. Alguno le tenía que sustituir, y un día nos juntamos tres cuñados en su casa y me tocó”. Ha sido alcalde entre 1996 y 2007, cuando perdió la alcaldía porque “el PSN nos hizo lo mismo que en 1983… Estos socialistas han tenido siempre la rara virtud de estar en medio e inclinar la balanza a un lado u otro”. Volvió a ser primer edil en 2011 “porque el PSOE no hizo lo que en la anterior”, para “dar continuidad a lo que ya estábamos haciendo”, hasta la llegada de Gondán en 2015, ya sin los socialistas “porque para su desgracia no son necesarios ni imprescindibles”.

“Como dice Luis, aquí no te podías parar a pensar mucho. Lo planificas, porque heredamos una urbanización que nuestros padres propiciaron, que planteaba hacer una ciudad de 25.000 habitantes. Y cuando entramos esto chocaba con Pamplona y había serios litigios. La capital tenía un problema para desarrollarse porque estaba lleno de empresas; y para nosotros era fácil construir en campos de trigo. Empezamos pujantes e hicimos lo que pudimos”, dice sobre el desarrollo.

De nuevo, Iriarte destaca la idea de “hacer un pueblo. Ya teníamos un plan municipal diseñado, hubo que adecuarlo a los tiempos y a las posibilidades. Y lo que hemos hecho y aún estamos haciendo es dar cabida y servicios, ahora a 15.000 habitantes. El lado positivo es el trabajo, unas veces acertando más y otras menos. Fuimos partícipes de la MCP; la Federación Navarra de Municipios y Concejos, hemos sido un Ayuntamiento líder de la comarca…” y se acuerda de un estudio a nivel nacional de La Caixa que declaró a Zizur Municipio 10. “¿Que qué teníamos? Reuníamos unos servicios, habitantes, desarrollo… que coincidían con los parámetros de La Caixa. Nada más”, dice.

En la parte negativa, “porque de todo hay que hablar, está el terrorismo. Nos sacudió muy fuerte, personalmente e indirectamente, hasta hace 4 días. Teníamos pleno y había 16 escoltas ahí… Fue muy duro para las familias, el entorno y la sociedad en general”. También se quiere acordar de los concejales que ya no están: Juanjo Elkarte, Juantxo Bidondo y Enrique de Luis.

época de inversiones

El nacimiento de Ardoi

Huarte (2007-2011)

Cuando Pedro Huarte (Pamplona, 21 de diciembre de 1972), aterrizó como alcalde en 2007 por NaBai, en un tripartito con PSN e IU, fue tiempo de “hacer experimentos y un cursillo acelerado de cómo funciona esto. Tenía experiencia política de oficinas para dentro, pero no en lo público. Y me hice cargo de uno de los ayuntamientos más grandes de la comarca. De los 5 concejales de NaBai 4 éramos nuevos”, explica. “Empezamos con una mayoría cómoda, pero duró mes y medio… Nos salió una tránsfuga en el grupo y nos la comimos con patatas. También nos tocó ser perrísimos. Teníamos una oposición fuerte y dura, las cosas como son, pero conseguimos sacar adelante prácticamente todo lo que nos propusimos”.

El mandato de Huarte vino marcado por el desarrollo de Ardoi, “que venía de legislaturas anteriores. Nosotros hicimos la recepción y puesta en marcha, con la entrega de las primeras viviendas y la creación del barrio, dotándole de servicios desde lo municipal. Hoy en día sigue habiendo quejas de nuestros tiempos respecto a que faltan servicios. Pero lo que corresponde al Ayuntamiento o está en marcha o prácticamente, la mayoría de la época de los luises” (los luises recuerdan aquí que en la urbanización Zizur costó 22 años “hacer pueblo” y vivieron muchos años “con barro hasta el cuello”, calles sin asfaltar, etcétera).

También le tocó en 2010 la modificación del Plan de Ardoi tras un cambio de la ley foral en materia urbanismo (para hacer vivienda colectiva donde se habían planteado chalés que, con la crisis, difícilmente se iban a vender). Bajo la amenaza de imposición de la norma desde el Parlamento sin contraprestaciones para Zizur, “dijimos, pues vamos a hacerla nosotros y negociamos las condiciones”. Con trabajo y “rompiéndonos mucho la cabeza” lograron “cerca de 2.000 m2 de bajeras para el pueblo, se obligó a que las casas frente a la plaza tuvieran locales comerciales para dotar de vida a lo que surgiera de ahí, etcétera…”. E incorporaron la premura en los plazos, lo que provocó que en Ardoi trabajaran 14 promotoras y 16 grúas a la vez.

Durante los cuatro años con Huarte como alcalde “se hicieron bastantes inversiones porque llegó dinero de muchos sitios; con los planes de Zapatero se hizo toda la remodelación de la ronda, la trasera de la Santa Cruz, el segundo campo de fútbol, todas las aceras del casco antiguo… además se remozaron las piscinas de verano. El trabajo de los técnicos del Ayuntamiento fue tremendo. También la reparación del patio escolar, con dos cubiertas completas…”, recuerda Huarte sobre una actuación en la que hubo un poco de miedo. De hecho, los 600.000 euros que concedió el Gobierno foral se empezaron a negociar con el consejero Pérez Nievas y finalizaron con Alberto Catalán, y entre uno y otro “no sabíamos si nos iban a quitar la subvención”.

el presente

Ampliar dotaciones

Jon Gondán, 2015-?

Con 19 años era concejal, y con 23 se convirtió en el alcalde (por Geroa Bai) más joven de la historia de Zizur y de Navarra (nació 40 años y tres semanas después de su predecesor en el cargo). A Jon Gondán (Zizur Mayor, 31 de julio de 1991) hora le toca “mantener lo que han ido creando desde hace muchos años. Y no solo mantenerlo. Hay que dar respuesta a las demandas de la ciudadanía con la ampliación de casi todos los servicios. La reforma y ampliación de las actuales instalaciones deportivas se prevé que comience el primer trimestre de 2018, y también se va a crear un nuevo espacio en Ardoi, proyecto con distintas propuestas desde el año 2003”, dice. Una dotación cultural en Ardoi (la actual casa de cultura, que ha cumplido los mismos años que Zizur, se convertiría en biblioteca) también figura entre las previsiones. “No lo veremos esta legislatura. Corresponderá, esté quien esté, a la siguiente”, dice Gondán. “Por una parte hay que ampliar y mejorar servicios donde haga falta, pero también tenemos zonas (casco antiguo o Santa Cruz) que tenemos que ir adecuando, apostando además por revitalizar zonas que estén más deterioradas como la plaza central del pueblo, Ramón Esparza. En definitiva, intentar que Zizur tenga unos buenos servicios públicos y de calidad. El mensaje es el mismo; es primordial que todo el que venga se sienta de Zizur y haga pueblo en Zizur”, opina.

el futuro

Ardoi, el caballo de batalla

Retos pendientes

“Que en Ardoi se vaya construyendo y vengan más vecinos, y la implantación comercial en esta urbanización y en el polígono. El Ayuntamiento ha dado pasos para facilitarlo, no han sido muy fructíferos pero seguiremos insistiendo”, explica Gondán sobre los retos a corto plazo. “El caballo de batalla es Ardoi y el polígono”, confirma Iriarte, que recuerda que “nos costó más de 20 años conseguir un polígono después de 4 o 5 intentonas”, la de 1994 interrumpida por la “inminente” llegada del tren a esos terrenos.

“Y en nuestra legislatura se paró la entrega de huertas a los vecinos junto al río porque ese tren ya estaba sacando humo”, ironiza Huarte. “Uno de los retos de Zizur tiene que ver con ese PSIS del tren de alta velocidad. A Zizur le correspondían una serie de viviendas en la falda de Barañáin. Y los consistorios del futuro tendrán que hilar muy fino para ver cómo se desarrolla eso, porque puede ser una hecatombe para Zizur”, añade Huarte. “Ese PSIS no va a tirar para adelante porque se planificó en los años de bonanza”, opina Iriarte. “Espero, porque era una burrada y hubiera supuesto la muerte para Zizur”, finaliza Huarte.

Serán retos que afronten las corporaciones venideras. Quién sabe si con Gondán, Huarte, Ibero (“no me tentéis que vuelvo”, amenaza) o Iriarte, que aunque lleva un año “oficialmente jubilado” anuncia “38 años más en el Ayuntamiento”.

  • evolución demográfica
  • 1950. El concejo de Cizur Mayor tenía 314 habitantes de los 2.241 de toda la Cendea de Cizur (que compartía con Astráin, Barañáin, Cizur Menor, Gazólaz, Larraya, Muru-Astráin, Paternáin, Sagüés, Undiano, Zariquiegui y Eriete).
  • 1960. La construcción de la ‘Casa Grande’ en el casco viejo dobla en una década la población, con 743 vecinos en 1960.
  • 1970. En 1968 comienza el desarrollo de la urbanización Zizur (con los primeros pisos regalaban un mini). 1.009 vecinos en 1970.
  • 1980. La urbanización avanza… 2.682 vecinos en esa época. La Cendea contaba con 13.337.
  • 1990. De nuevo la población se ha doblado: 5.543 vecinos de los 6.504 de la Cendea (ya sin Barañáin), realidad demográfica que propicia la segregación de Zizur Mayor.
  • 2000. En una década los vecinos de Zizur se multiplican (otra vez) por dos: 11.005 habitantes.
  • 2010. En 2007 se entregan las primeras viviendas de la nueva urbanización Ardoi. Como consecuencia, en 2010 Zizur suma 13.316 vecinos.
  • 2017. Zizur tiene aproximadamente 15.000 vecinos.
  • Futuro. Con el desarrollo completo de la urbanización Ardoi se prevén a medio plazo en torno a 17.500/18.000 habitantes.

<< volver