Entre las romerías que se llevaban a cabo en la calidad, hay que mencionar la de la Virgen del Perdón, que se celebraba de forma mancomunada con los pueblos de la Cendea de Cizur.

Así, durante el año 1954, al parecer un año escaso de lluvias, se realizó una rogativa a la Virgen del Perdón el segundo día de Pascua de Resurrección. En la actualidad, todavía se realiza esta romería, la cual parte de Astráin el segundo día de pascua y a la que acuden los cofrades y romeros de la Cendea. También era habitual ir en romería a la Trinidad de Arre. E incluso a Pamplona. En cierta ocasión y con motivo de la celebración el primer centenario de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción, se organizó una peregrinación el día 4 de septiembre de 1954 a la iglesia- catedral de Pamplona. El arcipreste de la Cuenca pedía 20 pesetas para sufragar los gastos.