Noticias



El Ayuntamiento de Zizur Mayor ha colocado este sábado, 1 de septiembre, una placa en la fachada de su casa consistorial en recuerdo de los tres vecinos de la localidad que fueron asesinados por la banda terrorista ETA.

En concreto, la placa recuerda a Carlos Sanz Biurrun (asesinado en 1979), Diego Torrente Reverte (1984) y Julián Embid Luna (2003) y recoge la frase: “ETAk hildako Zizur Nagusiko herritarrei esker onez, beti gogoan / En reconocimiento y memoria de los vecinos de Zizur Mayor asesinados por ETA”. Los tres asesinados eran policías nacionales.

Al acto, organizado por el Ayuntamiento, han asistido familiares de las víctimas así como el alcalde de Zizur Mayor, Jon Gondán Cabrera (Geroa Bai), y miembros de la corporación municipal, además de la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, el director general de Paz y Convivencia Álvaro Baraibar, la responsable de la oficina de atención a las víctimas Blanca Burusco y diversos cargos como los parlamentarios Koldo Martínez y Consuelo Satrústegui (Geroa Bai), Carlos Gª Adanero y Mónica Domenech, Ana San Martín (UPN), Ainhoa Unzu y Fabricio Potestad (PSN), José Miguel Nuin e Iñaki Bernal (I-E), el responsable de política local del PPN, además de los exalcaldes Luis Ibero, Luis María Iriarte y Pedro Huarte.

La Banda de Música Municipal, dirigida por Xavier Folch, amenizó la media hora que duró el acto, iniciado con un minuto de silencio. Después sonó el Himno de Navarra y el ‘Adagio’ en sol menor de Albinoni. La primera intervención fue la de María Sanz Biurrun, hermana de Carlos Sanz, en nombre de las tres familias. Desde el público le escuchaba Ana Ortigosa, viuda de Embid. No pudieron asistir por motivos de salud los familiares de Diego Torrente, que viven en Murcia.

María Sanz decía en su discurso que “¿qué podríamos decir de Julián, de Diego y de Carlos? Que eligieron Zizur Mayor como el mejor lugar del mundo para vivir y educar a sus hijos. Que no tenían miedo porque se sentían queridos y decían que no eran importantes. Pero sus iluciones se vieron truncadas para siempre y sus esposas e hijos, abocados a vivir en soledad durante tantos y tantos años”.

La hermana de Sanz destacó que “fueron asesinados <<tres hijos del pueblo>>, nacidos allá y aquí. Fueron asesinatos inhumanos, estériles, impulsados por el odio y la cerrazón de quienes querían quitarnos la libertad y la vida, como a ellos, pero no han quebrado nuestra decisión de vivir en paz y en libertad, en democracia y fructífera convivencia, aunque en ello nos fuera también la vida. Hoy, los tres sonreirán agradecidos”.

Durante su intervención, Jon Gondán, el Alcalde de Zizur Mayor, ha afirmado que “las instituciones tenemos una deuda con las víctimas del terrorismo, tenemos el deber y la obligación de contribuir a conseguir una convivencia justa y respetuosa con todas las ideas y una democracia mucho más profunda basada en la libertad”.

Jon Gondán ha dicho que “el dolor de las familias no es ajeno para nosotros”. “Hay que recordar que durante muchos años, concejales, alcaldes y otros cargos políticos tuvieron que vivir con la presión y con el miedo de ser objetivo terrorista. Muchos de ellos fueron también asesinados por defender sus ideas y pagaron con su vida el precio de la libertad”, ha indicado.

A continuación, ha afirmado que “Zizur Mayor es uno de tantos municipios en los que se ha sufrido el trauma y el horror de la violencia del terrorismo”. “Ojalá no tuviéramos que hacer este homenaje, pero la realidad ha sido otra y se debía de haber hecho hace muchos años, porque es un acto de reconocimiento esperado y anhelado por las familias”.

Así, ha afirmado que “el acto que celebramos pretende aportar ese reconocimiento y memoria tanto de nuestros vecinos Carlos, Diego y Julián, como de todas las víctimas de ETA, además de condenar y denunciar el terrorismo”.

Además, el alcalde ha trasladado “a la sociedad actual y a la venidera un mensaje de respeto y convivencia, basado en la memoria de las víctimas, que algo tan atroz no vuelva a repetirse”. “Construyamos para nuestras hijas e hijos una sociedad en la paz, en el reconocimiento y en la mirada al futuro. Vosotras, vosotros sois un ejemplo. De nada sirve un perdón cuando te han quitado todo, pero de nada sirve el rencor para poder seguir viviendo”.

Jon Gondán ha mostrado el compromiso del Ayuntamiento por trabajar en “la construcción de un futuro mejor, el de nuestra solidaridad, reconocimiento y memoria de Carlos, Diego y Julián, y el de las víctimas del terrorismo, en esta reconciliación que hoy el pueblo de Zizur hace con vosotras, las víctimas”.

Tanto el Alcalde como María Sanz recibieron una gran ovación de las más de 200 personas presentes y que seguían atentamente como transcurría este acto municipal.

María Sanz, Ana Ortigosa y Jon Gondán descubrieron la placa en recuerdo a los tres vecinos. Junto a ella, otra de octubre de 2016, dedicada a las quince personas asesinadas en la localidad “por defender la democracia y libertad entre 1936 y 1939” reza en la inscripción.

Un beso de María y Ana al Alcalde, y una ofrenda floral de claveles blancos cerró el homenaje mientras sonaba “El cant dels ocells”, con la trompeta de Carlos Lanz y el contrabajo de Xavier Folch.

GALERÍA DE FOTOS DEL ACTO

Fotos: Ayuntamiento de Zizur Mayor, Geroa Bai, Pablo Lasaosa.