Historia

EL PRINCIPIO:

Los primeros vestigios de población y de actividad humana en Zizur Mayor hay que intuirlos. Hasta la fecha, el rico subsuelo que ha alimentado a cientos de generaciones de zizurtarras no ha sido objeto de una intensa y sistemática prospección arqueológica. Sí que se han encontrado de modo circunstancial algunos restos líticos en superficie en terrenos cercanos a Zizur Mayor. Se sabe que ya a finales del paleolítico existían grupos humanos, cazadores nómadas, habitantes de cuevas sobreviviendo en las duras condiciones que entonces se daban en la zona.

Estas primeras herramientas encontradas, más de quinientas, permiten intuir la presencia de comunidades humanas en la cuenca de Pamplona a lo largo del pleistoceno medio. Los lugares donde se han descubierto estos primeros útiles son Gazólaz, Paternáin, Orcoyen, Cordobilla, Arazuri e Ibero.

Los grupos humanos fueron incorporando una serie de innovaciones tecnológicas, nuevos tipos de hábitat, nuevas estructuras familiares, culturales y vitales. La época de los grandes fríos había pasado y el clima era mucho más benigno, por lo que se fueron abandonando las cuevas para vivir en cabañas muy primitivas hechas de barro y ramas. Esos grupos se dedicaban a la caza, pero también a la agricultura.

LA ROMANIZACIÓN DE LA CUENCA:

No sabemos a ciencia cierta si hubo un núcleo originario de población vascona en torno a Zizur Mayor y alrededores antes de la llegada de los ejércitos romanos, pero, a juzgar por los descubrimientos obtenidos hasta la fecha, debemos suponer que sí. La relativa escasez de noticias sobre la época romana en la Cuenca no implica necesariamente que no se produjera en esta zona un proceso de romanización parecido al experimentado en otras zonas de Navarra. Por el contrario, parece lógico suponer que ese proceso tuvo lugar en la Cuenca de modo muy similar. Una prueba de ello es la presencia de pequeños núcleos agrícolas que tal vez abastecieran el macellum (mercado) de la recién fundada Pompaelo (75 a.C.), como Barañáin, Muru-Astráin y Paternáin, núcleos que ya existían pero que ampliaron sus extensiones y crecieron demográficamente a raíz e la expansión romana por la cuenca del Arga y el sur de Navarra.

NACE EL REINO DE PAMPLONA Y ZIZUR MAYOR APARECE EN LA HISTORIA:

1087. Todo pueblo necesita una fecha para datarse, para reconocerse en el pasado, para estar en el presente y también para proyectarse en el futuro. Zizur aparece en un documento histórico por primera vez en 1087. Pero eso no quiere decir que antes no existiera.

Además, los habitantes de la Cuenca y los que poblaban ese primer núcleo de Zizur habían visto ya a los primeros peregrinos, que pasaban por delante de sus casas pidiendo hospitalidad. Pese a hablar lenguas raras e ininteligibles para los pobladores medievales de Zizur, éstos acogían a aquellas personas que decían dirigirse al Finisterrae.

Tal vez este primer Zizur fuera un pequeño lugar, ubicado en el contorno de la actual iglesia parroquial y en el que viviesen unas pocas familias, no más de dos o tres,

ZIZUR MAYOR PROPIEDAD NOBILIARIA:

Tanto Felipe III como Juana II (1328-1343), franceses de nacimiento, reinaron desde la lejanía. Vivían en su corte de París y delegaron casi todas las funciones de gobierno en personas de su confianza, casi todas francesas. Este absentismo real trajo como consecuencia la figura del gobernador o lugarteniente, el cual estaba facultado para casi todas las acciones de gobierno mientras el rey no estuviera en suelo navarro.

Pero los reyes franceses necesitaban contar con la presencia y colaboraciónde ciertas familias nobiliarias.

Una de estas familias de ricoshombres que van a condicionar la historia altomedieval de la localidad de Zizur Mayor es la de los Almoravit. A una descendiente de esta familia, en concreto a la cuarta hija de Fortuño de Almoravit, le fue concedida en 1341 la mitad de la villa de Zizur Mayor y todas sus propiedades por una orden del lugarteniente, posiblemente francés, que ejecutó el portero real Pedro García de Mondragón.

En 1341, Juana de Almoravit y los descendientes del señor de Cameros, Juan Alfonso de Haro (Juan Alfonso de Haro, Alvar Díaz, Diago Lopiz y Fortuynno y Alfonso Teylliz), se convierten en dueños de Zizur Mayor.

LA EDAD MODERNA, UNA ÉPOCA ENTRE GUERRAS, LEVAS Y DEUDAS:

La Edad Moderna no lo fue tanto para los pequeños pueblos como Zizur Mayor. Por lo que respecta a la vida diaria, a la realidad cotidiana y social de la localidad, Zizur Mayor siguió dependiendo casi por completo durante los siglos XIV y XV del monasterio de La Oliva y de algunos palacianos que habían ido adquiriendo y heredando propiedades procedentes de aquellas primeras familias que se hicieron con las primitivas haciendas al margen de la Iglesia, con las propiedades civiles no controladas por los monasterios o la orden de San Juan de Jerusalén.

La incorporación de Navarra a Castilla es la historia de una pérdida de privilegios, de una sucesiva adecuación de normas, valores, y costumbres particulares del régimen castellano.

Entre 1637 y 1640, llegó la orden de que algunos varones se alejaran de sus familias, sus tierras y su pueblo para pelear por una causa que ni sentían ni entendían. Las siete cendeas de Navarra se unieron y presentaron una queja formal ante las Cortes, en la que exponían el grave daño que representaba para sus poblaciones el servicio militar ya que “no tienen gente para labrar sus tierras, y otras razones considerables”.

Y es que esta fue una etapa de grandes revueltas populares que tenían como trasfondo la recuperación de unas formas de socialización y de vida comunitaria que poco a poco se iban perdiendo con la incorporación política del viejo reino a la monarquía castellana.

EDAD CONTEMPORÁNEA, ZIZUR MAYOR EN GUERRA:

La Edad Contemporánea comenzó en Europa con el estallido de la Revolución Francesa (1789). La primera guerra carlista (1833-1839) no solo enfrentó a los navarros, sino que también enfrentó dos maneras de entender las relaciones, la religión, la sociedad, la política y la propiedad.

LA PRIMERA GUERRA CARLISTA:

En plena guerra carlista, aconteció en Pamplona un motín provocado por las tropas liberales de los llamados cuerpos francos de Navarra (integrados en el bando liberal), que habían estado acuarteladas en Zizur Mayor, Cizur Menor y Esquíroz.

La tropa liberal estaba bastante alterada ya que, por un lado, estaban desmovilizadas desde hacía meses y tenían prohibida la entrada en Pamplona, y por otro, llevaban más de tres meses sin cobrar paga alguna. La tropa, acuartelada en Zizur Mayor, decidió aquí mismo planificar la sublevación. Así, el día 26 de agosto de 1837 las tropas liberales recibieron la orden de dirigirse a Villava. Los militares al grito de ¡a Pamplona se va! decidieron hacer caso omiso a esta orden, cambiar el rumbo y, por la cuesta de Larraina y el Portal Nuevo, entraron en la capital ante la sorpresa de la guardia apostada en esta puerta, tomaron al asalto el resto de puertas y baluartes, y llegaron hasta La Taconera.

ZIZUR MAYOR TAMBIÉN ESTRENA SIGLO:

Mientras tanto, en Zizur Mayor la vida consistía en trabajar unas tierras fértiles y abundantes, ya que la mayoría de la población seguía dependiendo de la agricultura. Entre las actividades que la gente tenía incorporadas a su pequeña agenda cotidiana, estaban oír misa los domingos y los días de devoción del pueblo (San Sebastián, San Isidro, Santa Bárbara y San Andrés).

El tiempo transcurría lento. Las casas todavía no habían incorporado ningún sistema de calefacción, por lo que, en invierno, para caldear las estancias, que nunca llegaban a estar calientes, se utilizaba el fuego bajo o chimenea. El agua corriente llegó a la localidad el 19 de mayo de 1936, después de que los vecinos pidieran un préstamo a Diputación para sufragar los gastos.

Durante las dos primeras décadas del siglo XX, la población en Zizur Mayor apenas creció. Es más, podríamos decir que estaba inmovilizada.

Destaca el periodo comprendido entre 1970 y 1980, década en que la población se duplica. Ésta será ya la constante. Es el momento en que el pueblo se expande geográficamente hacia el Sureste y Suroeste, momento que coincide con el desplazamiento de ciertas partes de población de Pamplona y de su Cuenca hacia la denominada Urbanización. Desde entonces, Zizur Mayor no ha dejado de incorporar nuevos efectivos humanos.